Máscaras

Otros personajes, otros cuerpos.

El trabajo de la máscara ayuda a ser preciso en la relación entre la emoción y la forma del cuerpo: para hacer entender un estado al espectador, el interior tiene que ser suficientemente profundo y la forma que éste imprime el cuerpo, suficientemente clara.

El arte de darle vida a una máscara se logra aplicando las leyes universales del movimiento. La máscara no es un elemento más y no crea la ilusión por sí sola, sino que es parte del actor y con él se transforma, obligándolo a modificar su postura corporal para adoptar determinados matices de expresión y encontrar la unidad del cuerpo con su nuevo rostro. El trabajo, en definitiva, nos demuestra que es posible ser “otros”.

La pedagogía está basada, esencialmente, en la búsqueda de la composición de la dinámica de movimiento acertada, coherente con el rostro que la máscara le propone al actor.

Diversos tipos de máscaras

Máscara neutra:
Es la máscara básica que permite trabajar el estado de neutralidad. Sitúa al actor en un estado de descubrimiento y apertura frente a lo que lo rodea. Le permitirá mirar, oír, sentir, tocar las cosas como si fuera la primera vez. La máscara neutra está en estado de equilibrio, de economía de movimientos. Así como el clown refuerza claramente la individualidad de cada actor (sus características personales, para jugar con ellas), la máscara neutra conecta al actor con las características comunes al género humano. De esta forma, intenta despejar los tics y los rasgos individuales que el cuerpo aporta automáticamente a la escena. El actor, entonces, puede decidir de qué manera optimiza el uso de su cuerpo, tomando plena conciencia de todo lo que éste hace. Bajo una máscara neutra el cuerpo percibe mucho mas intensamente. Cuando uno mira a alguien que lleva una máscara neutra, se le mira todo el cuerpo, no sólo la cara. Todos los movimientos cobran una potencia enorme. La máscara neutra es una máscara pedagógica. No se utiliza para la escena sino para el entrenamiento del actor.

Máscaras expresivas:
Hay gran diversidad de máscaras expresivas. Éstas permiten encontrar las líneas corporales esenciales de un personaje. Depuran la actuación.
Hay máscaras enteras que cubren totalmente el rostro y con las que no se puede hablar, y medias máscaras que permiten el texto. Las máscaras obligan al actor a encontrar un estado emocional y a desarrollarlo, buscando los movimientos que lo ayuden a transitar las emociones que necesita.